PA´ VER

Una nueva versión de La Isla de La Fantasía

«La Isla de la Fantasía» llega a los cines colombianos muy pronto.

Todos tenemos nuestras fantasías. Quizá nos imaginamos a nosotros mismos en una hermosa isla tropical en la que todo es posible. O tal vez imaginamos la oportunidad de vivir una vida que nunca pudimos experimentar. O quizá enderezar algo de nuestro pasado que nos provoca remordimiento. O puede que se trate de algo más oscuro… algo que jamás pondríamos en marcha en la vida real, pero que no podemos evitar imaginar como una acción realizable.

Ten cuidado con lo que deseas. En La Isla de la Fantasía cualquier fantasía puede materializarse… pero las fantasías tienen un precio.

En el corazón de la historia encontraremos al enigmático Señor Roarke, el anfitrión de traje blanco de una isla en la que las fantasías cobran vida. Ha dado la bienvenida a los invitados de la isla, todos y cada uno de ellos con fantasías harto distintivas, a fin de que se adentren en un territorio que les permitirá vivir sus sueños, pero asimismo con una promesa y una advertencia: los resultados podrían no ser los esperados.

“Ésta es la máxima película sobre la realización de los deseos”, comenta el productor Jason Blum, cuyo sello, Blumhouse, ha brindado a los fanáticos del horror algunas de las películas más relevantes del género. “La sola noción de poder viajar a un lugar mágico, en el que todas tus fantasías pueden tornarse verdaderas – y en el que las cosas salen muy, muy mal – constituye una buena receta para un thriller”.

Para Blum, la cinta encaja perfectamente en el corpus de Blumhouse. “La razón por la que esta cinta es una película Blumhouse es que nosotros hacemos lo posible por centrarnos en los personajes y el drama de la historia- todo lo que da miedo es consustancial a la narrativa y los arcos dramáticos de los personajes. Cuando los fanáticos vean esta cinta atestiguarán una situación que – salvo por la isla en donde los deseos se materializan- mantiene los pies en la tierra, con una gran dosis de realidad. Y gracias a esto, la cinta resulta mucho más escalifriante”.

El proyecto cobró vida cuando el productor Marc Toberoff compró los derechos a Gene Levitt, el creador de la icónica serie televisiva, estableciendo así una película potencial en Columbia, a través de la frase, “ten cuidado con lo que deseas”. Más tarde, el coescritor / director /productor Jeff Wadlow, quien ya había capitaneado otro éxito de Blumhouse, Truth or Dare, le señaló a Blum que tenía una idea para un thriller sobrenatural basado en ‘La Isla de la Fantasía’. “La idea de Jeff me pareció muy emocionante”, explica Blum. “Me encanta trabajar con franquicias ya existentes a fin de reinventarlas, y en todo esto detecté una gran oportunidad para realizar algo así, precisamente”.

A nadie debe sorprenderle que esto haya supuesto una gran idea. La serie televisiva original, creada por Gene Levitt y protagonizada por Ricardo Montalbán como el Señor Roarke, transmitió a lo largo de siete temporadas y se volvió icónica, penetrando en la cultura a tal grado que incluso el público que nunca vio los programas tiene una vaga noción de la premisa. Por ello, Blum creyó sin asomo de duda en la idea de Wadlow- y si vas a realizar un proyecto inspirado en “La Isla de la Fantasía”, ¿por qué no investigar si es posible trabajar utilizando las fuentes originales? El productor buscó al detentor de los derechos, Sony Pictures, para averiguar si algo así podía llevarse a cabo. “Un mes después de mencionarlo, Jason me llamó y dijo, ‘¿Así que te gusta La Isla de la Fantasía?’ ‘Claro, ¿a quién no?’ Y me preguntó, ‘¿Deseas hacer una versión cinematográfica del programa?’ ‘¿Es posible?’ ‘Claro, tengo los derechos’. Le respondí, ‘¡Demonios, sí!’ Y así salimos disparados por la puerta principal.

Wadlow comenta que la idea le vino naturalmente porque los temas estuvieron presentes desde siempre en el material mismo. “Me fascinaba el realismo mágico y oscuro del programa original”, dice. “Lidiaba con emociones verdaderas, con personajes auténticos, pero manifestándolos con una especie de surrealismo hasta cierto punto filoso, ligeramente mordaz. Al parecer, los personajes acogían la noción de la realización de deseos a un precio terrible, y los creadores presentaban este hecho de manera singular cada semana”.

Para Wadlow, la posibilidad de que el público más joven no se sienta familiarizado con el programa original constituyó parte de su atractivo. “En mi opinión, ésta es justo la clase de franquicia que debemos realizar”, dice. “Si posees una gran franquicia que no ocupa un gran espacio en la conciencia popular del presente, el momento es propicio para reintroducirla con una nuevo giro, para así atraer a los fans que la recuerdan sin por ello dejar de ofrecerla a toda una nueva generación que quizás no la conozca”.

Cuando Wadlow y sus compañeros escritores, Chris Roach y Jillian Jacobs, comenzaron a planear la apariencia de la cinta, el primer paso (naturalmente) fue comenzar a fantasear. “Una de las primeras cosas que hicimos fue crear una lista con el tipo de fantasías que podrías esperar – claro, incluimos las más profundas y emotivas, pero asimismo incluimos las más divertidas y superficiales. Y no perdimos de vista que las fantasías podían materializarse, pero jamás de la manera que esperarías. De hecho, enfatizamos el hecho de que esto mismo se les diría desde el comienzo tanto a los invitados como al público – por ello, en este sentido, no estamos aplicando ningún truco para atraparte”.

Asimismo, para Wadlow era importante hacer varios guiños a la versión original – el traje blanco del Señor Roarke supone un buen ejemplo – sin por ello dejar de ofrecer ciertos puntos estructurales. “La cinta comienza con el arribo de un avión. Esto me pareció verdaderamente importante”, dice. “Durante el desarrollo, se nos sugirió que quizás debíamos conocer a los invitados en casa, antes de su partida, pero yo les dije, ‘No, los veremos por primera vez bajando del avión, como en el programa’. No se trata de someternos sumisamente a la versión original; hay una elegancia en todo esto- los conoceremos solamente después de aterrizar en la isla”.

Otra elección estructural que Wadlow transfirió a la película consiste en la interacción de cuatro fantasías. “A lo largo de la mayor parte de la película, lidiaremos con cuatro fantasías y con ciertos personajes, mostrándote los diversos y sorprendentes despliegues de dichas fantasías, como si estuvieras viendo dos episodios del programa original”, señala. “Para mí, lo más importante era garantizar el funcionamiento de esta estructura antes de ponernos a alterarla”.

Wadlow espera que el público se divierta atestiguando el desarrollo y desenlace de las oscuras fantasías, casi como si los espectadores mismos estuviesen orquestándolas. “Estamos presentando una narrativa muy atenta al hecho de que, con toda premeditación, estamos colocando a los personajes en un brete, un aprieto que les obligará a crecer y cambiar y experimentar sus fantasías de manera inesperada”, dice. “Espero que el público disfrute del proceso con un cierto júbilo, mientras observa a todos estos personajes recibir su lección”.

En Colombia está cinta estará disponible desde el 30 de abril del 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *