TECNOLOGÍA: LA ESPERANZA DE PERSONAS CIEGAS Y CON BAJA VISIÓN

Bari Hayoun, director regional de OrCam Technologies para Latinoamérica e Iberia.

Se estima que, en el mundo, hay alrededor de 36 millones de personas ciegas, y otros 216 millones que viven con discapacidades visuales moderadas a severas. Aunque la Organización Mundial de la Salud señala que hasta el 80% de la discapacidad visual alrededor del mundo se puede evitar con un mejor acceso al tratamiento, el número de personas ciegas o con visión baja se incrementa a medida que la población mundial envejece.

La lucha por restaurar la visión a personas invidentes lleva décadas luchándose, con pequeños avances, pero no los suficientes para lograr devolver la visión a personas ciegas. Pero la tecnología juega un rol vital en romper barreras, y la inteligencia artificial ha comenzado a conseguir avances reales en mejorar la accesibilidad.

La pérdida de la visión no significa que haya que renunciar a sus actividades, sino que hay que usar nuevas formas de realizarlas. ¿Es difícil leer el periódico y la etiqueta de un precio, graduar un dial, o asimilar un resplandor de luz? Existen numerosas herramientas, técnicas y recursos para personas con este problema visual, incluyendo ayudas tecnológicas como las que tenemos en OrCam Technologies.

Nuestro objetivo es precisamente ayudar a las personas con discapacidad visual a través de la tecnología de inteligencia artificial que desarrollamos en nuestros dos dispositivos estrella, OrCam MyEye Pro y OrCam Read, para dar continuidad a una vida digna.

La importancia de la autonomía personal

A nivel global, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que aproximadamente 1.300 millones de personas viven con alguna forma de deficiencia visual.

Es por esto por lo que en la actualidad existen muchas herramientas tecnológicas que pueden ayudar a las personas con dificultades para la lectura a superar las barreras con las que se encuentran cuando se disponen a leer. Entre ellas, encontramos apps, ebooks, videojuegos, programas informáticos, libros digitales o dispositivos que directamente leen los textos a los usuarios. Cambiando este paradigma, OrCam Technologies ha creado OrCam Read, un dispositivo creado para apoyar a las personas con dificultades de lectura.

Se trata de un pequeño gadget del tamaño de un lápiz e inalámbrico que, con la ayuda de una cámara y luz LED, proporciona una reproducción de audio instantánea, comunicando texto de periódicos, libros, ordenadores y teléfonos móviles, etiquetas de productos u otras superficies impresas.

La principal ventaja con el resto de los softwares o apps es que no necesita conexión a Internet, aunque sí es compatible con Bluetooth y Wi-Fi, lo que permite a los usuarios conectar el aparato a auriculares inalámbricos para una lectura privada y para actualizaciones periódicas de software. Este ‘lector portátil’, ayuda especialmente a las personas con cualquier tipo de dificultad para leer por una discapacidad visual leve o moderada, fatiga de lectura, afasia u otras afecciones, así como para aquellos que leen grandes cantidades de texto.

Y no menos importante y entendiendo que el uso de gafas para lectura se ha intensificado, OrCam MyEye, es un segundo dispositivo, ligero (25 gramos) y del tamaño de un dedo, que lee discretamente en voz alta textos impresos y digitales, desde cualquier superficie, a tiempo real; incluyen reconocimiento facial instantáneo e identificación de productos de consumo, colores, billetes y de orientación.

El aparato es el único wearable de asistencia tecnológica activado por el gesto de intuitivo de señalar o simplemente al seguir la mirada del usuario, sin la necesidad de un smartphone ni conexión Wi-Fi. Se coloca mediante unos imanes en cualquier patilla de gafa. Está disponible en 50 países y en 25 idiomas y hay que decir que en Colombia cuenta con distribuidor autorizado y dos centros de demostración, uno en la clínica Barrquer y en la Unidad Médica de los Andes.

María Antonia Es una adolescente que vive en Medellín. A sus ocho años le diagnosticaron Stargardt, una enfermedad degenerativa que afecta a la mácula, parte importante de la retina que se encarga de la visión del detalle de los objetos, de la discriminación de las cosas, de los colores y de la visión central. En la época del colegio, el papá de una de sus compañeras es oftalmólogo y tras asistir a un congreso para capacitarse en nuevas tecnologías y procedimientos médicos conoció el dispositivo, se lo presentó a su hija y esta a su vez a las demás compañeras. Como estas gafas son costosas, entre estudiantes y padres reunieron el dinero para regalárselas.

José Ladino Vive en Cali, no ve por un ojo y por el otro tan solo percibe un 5%. En busca de opciones que le permitieran llevar una vida independiente encontró el OrCam MyEye y desde hace 3 meses lo usa con éxito.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *